BODEGA SANCLODIO, CUNA DEL RIBEIRO
Sanclodio es la bodega refundada por José Luis Cuerda en 2002 en el Valle del Avia, corazón del Ribeiro, a partir de un caserón del siglo XVI y 8 hectáreas de terreno.
BODEGA SANCLODIO, CUNA DEL RIBEIRO
Sanclodio es la bodega refundada por José Luis Cuerda en 2002 en el Valle del Avia, corazón del Ribeiro, a partir de un caserón del siglo XVI y 8 hectáreas de terreno.

EL RENACER DEL RIBEIRO

“Bodega Sanclodio es una apuesta por la honestidad y el conocimiento aplicados a la viña y al vino del ribeiro. Vuelven las cepas propias de la tierra, se optimizan los cultivos vitícolas para aprovechar la morfología del terreno, sus características geológicas y ese milagro, único en el mundo, de la interrelación atlántica y mediterránea. Renace un ribeiro que produce un gran placer al mirarlo, olerlo y paladearlo.” 

 

José Luis Cuerda

*****

4

FINCAS

8

HECTÁREAS

70

MIL KILOS DE UVA

50

MIL LITROS DE VINO

001 SANCLODIO RIBEIRO 2020_853x1280

NUESTRO VINO

Sanclodio es un vino procedente del mosto flor obtenido de las uvas producidas en nuestras fincas de Gomariz, en Leiro. Empleamos variedades autóctonas del Ribeiro. La Treixadura gobierna el coupage con el acompañamiento de uva Godello, Albariño y Loureira en distinta proporción de forma que cada una aporte sus matices al conjunto. Un vino joven con un alto potencial de maduración en botella.

DATE UN PASEO POR NUESTRA TIENDA Y PRUEBA NUESTRO VINO

QUÉ DICEN DE NOSOTROS

UN HOMENAJE A LA VITICULTURA Y A LA ELABORACIÓN TRADICIONAL DEL RIBEIRO

Apoyados en una tierra con una historia vitivinicultora gloriosa, la replantación de las variedades autóctonas y la aplicación de técnicas de cultivo tradicionales orientadas a la consecución de vinos con suficiente concentración y expresión, aprovechamos hoy las más modernas técnicas vitivinícolas para producir un excelente vino blanco.

EL VALLE DEL AVIA. EL CORAZÓN DEL RIBEIRO

Todo en el histórico Valle del Avia es vino. El paisaje lo hizo el vino. Los sucalcos, que aterrazan las laderas para aumentar la superficie cultivable; las mimosas, que las alfombran y perfuman en pleno invierno y que, antaño, prestaban sus varas para guiar las vides, los mimbres (ese resplandor rojo) con los que se ataban; los otoños rojos, ocres, verdeamarillos, amarillorojos, ocresverdes, verdesrojos…, sin límites, sin distinción, son del vino. Del vino son los caminos empedrados que serpentean de aldea en aldea para tráfico de toneleiros, cesteiros, canteiros, ferreiros, y por esos mismos caminos les llegaron a los ribaraos su prosperidad hasta hoy.